Morcillas Morvega comienza sus andaduras en el año 1922, cuando la abuela Josefa comienza a elaborar morcillas para sus clientes en una pequeña tienda. Desde entonces, se ha mantenido el método artesanal y los mismos ingredientes naturales.

Método Artesanal Sólo con Ingredientes Naturales:

Morcillas Morvega utiliza únicamente productos naturales en la fabricación de sus productos: El corazón de la cebolla, grasa de cerdo, pan, sangre, pimentón, ajo y sal.

Seleccionamos rigurosamente ingredientes de la tierra, que le dan el sabor característico de la morcilla de la montaña.

Todos los ingredientes se amasan, pican y se embuten en tripa natural. Luego se les da una cocción larga a fuego lento en horno. Una vez frías, ya están listas para comer con su sabor peculiar y exquisito.

No utilizamos ni colorantes, ni conservantes ni ninguna clase de especias.
Un método artesanal heredado por la tercera generación y que ahora está en manos de Jesús Moreiras.

Nuestras morcillas son ricas en proteína, hierro y vitaminas. Casi no tienen colesterol. Se pueden comer cocidas, fritas o al microondas. Además son pobres en sal y aportan minerales y antioxidantes.

Innovación

Morcillas Morvega apuesta también por la innovación en sus productos y procesos de fabricación, aportando nuevos productos como:

Mousse de Morcilla (morcilla sin tripa en tarros de cristal de larga duración, que sólo hay que calentar para consumir)
Morcilla con queso de cabrales, cuya mezcla deja un sabor espectacular.